CREATIVIDAD DESDE EL CUERPO, INTERESANTE Y BONDADOSA APORTACIÓN DE FRANCIS ELIZALDE

Comparte este artículo

CREATIVIDAD DESDE EL CUERPO, LA EMOCIÓN Y LA MENTE.
La creatividad es un estado del que brotan las creaciones. Creatividad no es algo que se pueda alcanzar; es más bien una disposición, una potencialidad. Esa potencialidad es intrínseca a la naturaleza humana; no se puede aumentar, pero, desgraciadamente, sí que se puede disminuir e incluso inmovilizar.

La MENTE, la mente discursiva, el pensamiento, la suma de la razón más la imaginación, aparece necesariamente en el acto de crear. La mente lo que hace es comparar. Dispone de la memoria como biblioteca y archivo en el que poder buscar cada vez antecedentes al reto que estamos a punto de acometer. Mentalmente nos planteamos hipótesis, posibilidades, caminos a tomar; dificultades, trampas y también atajos, asociaciones de ideas… Con la mente escogemos el como vamos a hacer.

La EMOCIÓN nos orienta. La emoción pone en contacto nuestra realidad interna y lo que sucede a nuestro alrededor, y a través de mecanismos que nos son desconocidos, establece que esto nos gusta y que aquello nos disgusta. El gustar incluye desde el aprecio o hasta el amor y el disgustar incluye desde el enfado hasta el desinterés. La emoción suscita el deseo de crear. Motiva, propulsa, nos saca de la inmovilidad y nos pone en movimiento.

El CUERPO ejecuta. El cuerpo entra en contacto con el universo circundante y lo modela. Lo modela de acuerdo con la emoción, y también teniendo en cuenta los consejos de la razón. El cuerpo interviene, señala límites, interactúa.

Cuando estos tres motores actúan al unísono, estamos creando y, además, estamos creando armónicamente con lo que ocurre en nosotros y en el exterior. Cuando estos tres motores actúan acompasadamente, atendiendo a motivos que no nos son propios, más que de creatividad tendríamos que hablar de PRODUCTIVIDAD. Cuando esto sucede, lo percibimos a través de desarreglos en nuestro modo de sentirnos. Esos desarreglos, bien conocidos en la psicología, abarcan desde la manía, que es la continua excitación en pos de acciones que promete la satisfacción, hasta la depresión, que es la negación de la acción como forma de satisfacción en sí misma. En cualquiera de estos casos, ni el cuerpo, ni la mente, ni la emoción cumplen sus funciones de la manera que se expropia, sino que se esfuerzan demás o de menos, es decir, desequilibradamente. Podemos decir de una manera que, cuando estamos NO CREATIVOS, cuando nos sentimos desequilibrados, cuando estamos deprimidos o maníacos, cuando estamos más productivos recreativos, tendremos siempre el recurso de retornar a la vía de flujo natural acudiendo a nuestra mente, nuestra emoción y nuestra corporalidad.

FRANCIS ELIZALDE.

 Imagen

Comparte este artículo
Esta entrada fue publicada en ¿EN QUE CONSISTE DEEPDANCE? y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.