"La grandeza de la danza es que evoca a la entrega." bien amado Memo..

Comparte este artículo

“…Es importante observar que siempre nos identificamos con un tipo de música en función de una respuesta. La música representa aquello que psicológicamente o emocionalmente nos produce empatia, y nos orienta hacia ciertos contenidos tanto afectivos como emocionales.
Los corridos mexicanos expresan el dolor de manera catártica. La música romántica escoge un campo expresivo menos pasonal y menos instintivo que la música ranchera; por eso, tiene contenidos diferentes, trata más de la pasión y el abandono y cuenta con un mensaje verbal más agresivo. En cambio la música de protesta es más racional, sus mensajes se dirigen más a la razón que a la emoción.
Podemos clasificar la música en tres categorías: La que evoca, la que provoca y la que desboca.
Ciertas músicas nos invitan al desenfreno y la catarsis, a la movilización y a salirnos de nosotros mismos. Algunas músicas están repletas de contenidos emocionales, activan la memoria afectiva y provocan el surgimiento de emociones internas. Hay una música más puras que evocan estados superiores.
La música que provoca y la que evoca tiene que ver con estados internos relacionados con la pasión y con el odio. El desenfreno puede llevar a una catarsis total y liberadora. Esto lo hacían los sufís, cuando trataban de ir más allá del cansancio, que no es más que una resistencia superyoica.
La grandeza de la danza es que evoca a la entrega.
Los ritmos llevan a sobrepasar la rigidez, a desbocarse completamente, en medio de este desbocamiento uno puede bailar por horas y horas y entrar en estados alterados de conciencia donde no existen fronteras temporales nim medidas. Así mediante el baile se alcanza una transformacion del ser, se da permiso al desenfreno y al caos.Éste es un desbocamiento sano, que permite al ser humano la expresión total de su cuerpo.
El baile en si tiene muchos contenidos psicológicos. Bailar en una sesión de grupo es muy importante . Aparentemente es fácil hacerlo, pero al ser humano le cuesta trabajo ser espontáneo y cuando trata de serlo pone cara de inteligente y de bobo, quiere ser perfeccionista y educado y correcto, pero no logra más que representar su represión y su rigidez. La espontaneidad no se ciñe a los ritmos preestablecidos.
En el baile se puede trabajar con el contacto, con la confianza, con la capacidad de dejarse llevar y guiar, con la ternura. Un diskjockey de éxito es un musicoterapeuta; más aún si trabaja con el poderoso estímiulo del alcohol.
Él maneja a los clientes como quiere; los desenfrena, los desboca y los desinhibe para acabar llevándolos a la ternura, al acercamiento, al contacto entre personas. En una buena fiesta un diskjockey es aquel que puede sacar a relucir todos los elementos que satisfacen a los seres humanos.”
texto extraido
“La locura lo cura” Guillermo Borja . ed.la llave

Comparte este artículo
Esta entrada fue publicada en BONITAS CITAS. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.